Silvio Valencia: Fiscalía dispuso su libertad tras ser detenido en el estadio Nacional [Video[[]> El periodista deportivo fue acusado de empujar a una agente que revisaba su mochila cuando estaba por ingresar al recinto donde se disputó el partido entre Perú y Venezuela.

Al menos 17 crucifixiones estaban programadas para este viernes en la muy católica Filipinas, donde el Viernes Santo se convierte cada año en la ocasión de representar las últimas horas de Cristo en un espectáculo extremo desaprobado por la Iglesia.

Al amanecer, varios hombres disfrazados de soldados romanos sacaron en procesión a Willy Salvador, un pescador de 59 años, y a otros dos candidatos al suplicio por las calles de San Juan, localidad al norte de Manila, donde debía ser crucificado.

[Semana Santa: Surco realiza concurso nacional de alfombras florales en Viernes Santo]

“Sé que no me creerá, pero Dios me ayudó a recuperarme de una depresión”, declaró Salvador a la agencia AFP, que cada año desde 2006 representa a Jesucristo en San Juan. “Es mi forma de agradecerle que me haya curado”.

Aunque los clavos atraviesan manos y pies, el peso de los penitentes no reposa allí sino en los brazos, que también están atados a la cruz. En localidades cercanas, como San Pedro y Santa Lucía, también habrá crucifixiones: en San Pedro, los responsables locales calculan que se harán crucificar al menos 14 hombres.

[Semana Santa: Cardenal Cipriani condenó el aborto durante Sermón de las Siete Palabras]

Estas reconstituciones de uno de los momentos más emblemáticos de la Pasión de Jesucristo son la forma más extrema de piedad en ciertos pueblos de este archipiélago en el que el 80% de su población es católica, aunque también hay flagelaciones y otros rituales sanguinolentos.

Y ello pese a que estos actos, convertidos en un gran atractivo turístico para la zona en esta época, no cuentan con la aprobación de la Iglesia de Roma.

Para Claro Tolentino, responsable de la ciudad de San Juan, las crucifixiones son una parte integrante de la cultura y tradiciones de Filipinas, convertida al catolicismo durante la conquista española en el siglo XVI. “Todo el mundo debe respetar la cultura y creencias de nuestra población”, afirmó. (AFP)


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Related posts