Mueren 13 islamistas en ofensiva de Ejército filipino contra Abu Sayyaf

Manila, 12 abr.- Al menos 13 miembros del grupo rebelde islamista Abu Sayyaf resultaron muertos en una ofensiva de las Fuerzas Armadas de Filipinas en el sur del país tras los enfrentamientos del pasado sábado que se cobraron la vida de 18 soldados y cinco rebeldes, informaron hoy medios locales.

"No hemos cesado nuestras operaciones contra Abu Sayyaf", afirmó el lunes en una rueda de prensa el portavoz de las Fuerzas Armadas filipinas, Restituto Padilla, según el diario "Inquirer".

"El jefe del Comando de Mindanao Occidental, Mayoralgo de la Cruz, ha confirmado 13 muertos entre los miembros de Abu Sayyaf durante nuestras operaciones militares", señaló Padilla, que detalló que no falleció ningún soldado del Ejército en este último enfrentamiento con los insurgentes.

El portavoz apuntó que las bajas entre el grupo islamista Abu Sayyaf se produjeron durante un ataque de las Fuerzas Armadas sobre los rebeldes el pasado domingo en la localidad de Tipo-Tipo, en la isla sureña de Basilan.

Se trata de la misma zona en la que había tenido lugar un día antes un intenso fuego cruzado entre Abu Sayyaf y el Ejército filipino que desembocó en la muerte de 18 soldados y cinco rebeldes, el peor enfrentamiento armado de los últimos meses en Filipinas.

Entre los insurrectos muertos en esos combates figura el súbdito marroquí Mohammad Khattab, que luchaba a las ordenes del líder yihadista filipino Isnilon Hapilon.

Hapilon, que ha prometido lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI), es uno de los presuntos terroristas más buscados por la Oficina Federal de Investigaciones de EEUU (FBI), que ha ofrecido una recompensa de 5 millones de dólares por su captura.

Abu Sayyaf fue creado en 1991 por un puñado de excombatientes de la guerra de Afganistán contra la antigua Unión Soviética y se le atribuyen algunos de los atentados más sangrientos de los últimos años en Filipinas y numerosos secuestros con los que se financia.

El sur de Filipinas es escenario de un conflicto separatista islámico que dura más de cuatro décadas, que ha causado entre 100.000 y 150.000 muertos y ha paralizado el desarrollo de una región rica en recursos naturales.

Aunque el Gobierno de Filipinas firmó en marzo de 2014 un importante acuerdo de paz con el principal grupo armado, Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), el pacto no incluía a otras formaciones rebeldes, como Abu Sayyaf o los Luchadores por la Liberación Islámica del Bangsamoro (BIFF), que permanecen activos en la zona. EFE

Related posts